No habéis dicho alguna vez eso de que, ojalá las personas vinieran con un libro de instrucciones bajo el brazo?

¿Y si os dijera que esto ya es posible?

Quiero hablaros de un tema que considero crucial en nuestras relaciones interpersonales e intrapersonales. Para mí, conocer qué son las equivalencias complejas, ha supuesto un antes y un después al permitirme entender por qué, en ocasiones, me siento tan a gusto con una persona y en otras tremendamente frustrada o enfadada.

Además me ha permitido tomar decisiones importantes en mi vida profesional y personal desde la coherencia, la templanza y la seguridad de estar haciendo lo correcto, y me ha permitido gestionar mis emociones haciendo que éstas jueguen a mi favor.

¿Y por qué es importante que conozcáis cuáles son vuestras equivalencias complejas? Porque es vuestro libro de instrucciones, tenéis la oportunidad de redactarlo, y ofrecérselo a aquellas personas con las que compartís vuestras vidas.

¿Os gustaría conocer el libro de los demás?. Podéis enseñarles a construirlo, ¿vamos a ello?

Cuando hablamos de equivalencias complejas estamos hablando de nuestros VALORES.

Un valor en si mismo no significa nada, es una palabra.  Somos nosotros los que dotamos de contenido a esa palabra o valor, y la manera de dotarle de contenido es a través de lo que nosotros creemos que significa ese valor y a través de los comportamientosbque ponemos en marcha para honrar ese valor. A esto es a lo que FRANK PUCELIK denomina equivalencias complejas.

En la misma línea, SIMON DOLAN habla de dos tipos de valores; valores enunciados esos que decimos que tenemos (esa palabra que mencionaba antes), y otros son los valores vividos, esos que cada día hacemos vivos a través de nuestros comportamientos y acciones.

Te propongo el siguiente ejercicio que aunque no es sencillo de realizar, te aseguro que será un ejercicio de vida que no te dejará indiferente, ni tampoco a las personas que quieres.

Tienes que elegir 10 valores o equivalencias complejas que para ti sean importantes, ¿cómo saber las que son importantes? Por el nivel de emoción que genera en ti. Escribe que tres o cuatro cosas específicas y cotidianas han de suceder en tu día a día para honrar ese valor. De la misma manera has de identificar que no tiene que suceder para estar haciendo vivo ese valor.

Puedes también hacerlo al revés. Definir esas acciones o comportamientos vitales que necesitas que estén en tu vida y eso que no puede suceder y posteriormente asignarles el nombre de un valor.

Si realizas este ejercicio y animas a las personas de tu entorno a hacer lo mismo podréis ponerlo en común y obtener información súper valiosa que os va a ayudar a identificar no sólo el origen de muchos conflictos sino la manera de solucionarlos. Y lo que es más importante conducir vuestra vida desde los valores que realmente os importan!

Y ahora qué eliges hacer con todo esto que te he contado… ¿quieres seguir pensando que tu vida y tus relaciones dependen de tu estado de ánimo o quieres coger las riendas y crear tu propia guía?

¡¡Defiende tu libro de instrucciones, pero escríbelo primero!!

Tags: , , , , , , , , ,